Tijuana-BC / Léxica


Por falta de agua o por no tener la viabilidad del servicio, en el Estado hay alrededor de 50 proyectos detenidos, señaló el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), César Romero Sauceda.

Durante la reunión en la que se le presentó al organismo el proyecto para la construcción y operación de una planta desalinizadora en Playas de Rosarito y que será operado por Aguas de Rosarito, consorcio que ganó la licitación, mencionó que el agua es generadora de desarrollo.

Destacó que en la CMIC está de acuerdo con el proyecto de construcción de la desalinizadora que beneficiará a más de 2 millones de habitantes y que será financiado en su totalidad con recursos privados.

Con este proyecto que entre sus ventajas tiene el ofrecer una mayor oferta de agua potable para la ciudad de Tijuana, Playas de Rosarito y la posibilidad de enviar agua a Ensenada con una conexión en la Misión, dijo que el desarrollo de los municipios podría crecer mucho más.

Se está buscando, indicó, una reunión con el gobernador del Estado, Francisco Vega de Lamadrid para que se le dé celeridad en el congreso al proyecto de construcción de la planta desalinizadora.

Por su parte Rubén Sánchez, director de Aguas de Rosarito, expresó que la planta desalinizadora de agua de mar se construirá en un periodo de tres años y tendrá una capacidad de 4,400 litros por segundo en dos etapas y, al estar completada, será la planta desalinizadora más grande de América.

La planta empezará a entregar agua, agregó, hacia finales de 2019 y la inversión total en el proyecto asciende a $580 millones de dólares para la primera etapa del Proyecto, misma que no requiere de recursos públicos.

Deja un comentario