Podrán ser jóvenes de 15 años titulares de cuentas de ahorro

Para evitar endeudamientos indebidos no se podrán contratar préstamos con cargo a los fondos depositados en la cuenta de los jóvenes.

0
31

La Cámara de Diputados avaló reformas a la Ley de Instituciones de Crédito y el Código Civil Federal, a fin de que los adolescentes de entre 15 años cumplidos y menores de 18 años, puedan acceder y ser titulares de cuentas de ahorro, sin la intervención de sus padres o tutores.

El dictamen, derivado de una iniciativa del Ejecutivo federal, fue aprobado en lo general con 414 a favor, una abstención y uno en contra, y remitido al Senado de la República para sus efectos constitucionales.

Mientras que en la discusión en lo particular, se aprobaron, con 404 votos a favor y uno en contra, las reservas presentadas por las diputadas Claudia Pastor Badilla (PRI) y Cecilia Anunciación Patrón Laviada (PAN) para adicionar dos artículos transitorios.

El documento reforma y adiciona un párrafo al artículo 59 de la Ley de Instituciones de Crédito para establecer que las cuentas de depósito bancario de dinero podrán ser abiertas a favor de personas de menos de 18 años de edad a través de sus representantes, en cuyo caso las disposiciones de fondos sólo podrán ser hechas por los representantes del titular.

Precisa que como excepción a lo establecido en el párrafo anterior, los adolescentes, a partir de los 15 años cumplidos, podrán celebrar los contratos de depósito bancario de dinero antes referidos, así como disponer de los fondos depositados en dichas cuentas, sin la intervención de sus representantes.

El Banco de México determinará, mediante disposiciones de carácter general, las características, nivel de transaccionalidad, limitaciones, requisitos, términos y condiciones de estas cuentas. No se podrán contratar préstamos o créditos con cargo a los fondos depositados en las cuentas a que se refiere este párrafo.

Respecto al Código Civil Federal, se adiciona el artículo 23 a fin de que los menores de edad, a partir de los 15 años cumplidos, puedan abrir cuentas de depósito bancario de dinero en términos de la Ley de Instituciones de Crédito, sin la intervención de sus representantes y tendrán la administración de los fondos depositados en sus cuentas.

En el artículo 430 se indica que tratándose de las cuentas de depósito bancario de dinero de los jóvenes de 15 años cumplidos o menores de 18 años, la totalidad del usufructo de los fondos depositados en las cuentas pertenecerá a ellos.

Se precisa, en el artículo 635, que quedará a salvo lo establecido en el segundo párrafo del artículo 23 de este Código, de que serán nulos todos los actos de administración ejecutados y los contratos celebrados por los incapacitados, sin la autorización del tutor.

Al fundamentar el dictamen, la presidenta de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, diputada Patricia Terrazas Baca, explicó que el dictamen pretende otorgar el marco jurídico a uno de los componentes del programa impulsor al sector financiero del Ejecutivo federal y Banco de México, en relación con la inclusión financiera de casi 7 millones de jóvenes en el contexto de los programas de apoyos para este sector.

Consideró que la inclusión de los jóvenes de entre 15 y 17 años al sistema financiero resulta un avance positivo para un segmento de la población que diariamente aumenta su participación social y económica en la sociedad mexicana.

Refirió que en la actual legislación civil dispone que, si bien los menores pueden ser sujetos de derecho y titulares de patrimonio, son sus padres o tutores quienes tienen la facultad para administrar el patrimonio del menor de edad, toda vez que este no puede disponer libremente de sus bienes ni contratar por sí mismo. Además, los padres y tutores tienen derecho al 50 por ciento del usufructo de los bienes del menor, salvo que provengan de su trabajo.

Por ello, se estimó adecuado dotar de herramientas a los jóvenes que por ley pueden trabajar, a fin de que reciban su salario y los administren por sí mismos, acorde con los principios previstos por la legislación común que permite el disfrute de los frutos del trabajo de una persona.

El diputado Francisco Elizondo Garrido (Morena) indicó que el dictamen va dirigido a los adolescentes de entre 15 y menores de 18 años y permitirá su inclusión financiera, dándoles la oportunidad de que vayan generando un historial bancario y, a su vez, se fomente la cultura del ahorro. “Con esta reforma se crean las condiciones para que más de 7 millones de adolescentes puedan abrir una cuenta bancaria”.

Resaltó que esta reforma contempla como medida de seguridad que los menores no podrán contratar préstamos o créditos con cargo a los fondos depositados en las cuentas que abran, a fin de evitar el riesgo de que los adolescentes se endeuden desde edades muy tempranas.

De la misma bancada, el legislador Benjamín Saúl Huerta Corona explicó que aumentar el número de personas que se integran a los servicios financieros formales incentiva el crecimiento económico de México.

Dijo que con esta reforma se incorporará a los jóvenes al servicio financiero y que los adolescentes que han iniciado su vida laboral puedan abrir cuentas bancarias para recibir en forma segura su pago de nómina.

Del PAN, el diputado José Rigoberto Mares Aguilar resaltó que con las modificaciones se ofrecerán herramientas a muchos jóvenes para que se consolide una cultura del ahorro a edad temprana y generen con mayor anticipación un historial crediticio que en el corto y mediano plazos pueda ayudarlos a acceder a otro tipo de servicios.

Manifestó que a través de la apertura de cuentas bancarias estos jóvenes tendrán la posibilidad de acceder de manera fácil al sistema financiero y de pagos, con múltiples beneficios al proporcionarles herramientas relacionadas con la administración de sus recursos, así como contribuir en su educación financiera para que tomen las mejores decisiones, tanto presentes como futuras.

En tanto, el diputado Fernando Galindo Favela (PRI) refirió que se estima que 2.5 millones de mexicanos menores de 17 años cuentan con empleo que les ayuda a contribuir a la economía de sus hogares. Por ello, las reformas resultan de gran importancia, porque pretenden insertar al sistema bancario nacional a estos menores de edad y otorgarles mayores herramientas para el desarrollo personal.

Enfatizó que ello significa un avance en materia de inclusión financiera y resulta fundamental que los jóvenes tengan un uso adecuado de estos servicios, a fin de crear adultos responsables sobre sus finanzas. Sin embargo, consideró que la reforma está incompleta porque puede incrementar el riesgo de que caigan en manos de la delincuencia organizada y se haga uso electoral y político de los recursos públicos. Por ello, dijo, se requieren modificaciones adicionales que regulen los derechos y obligaciones de los jóvenes.

La diputada Adriana Lozano Rodríguez (PES) expresó su apoyo al dictamen al considerar que la medida es más que simplemente darles una tarjeta. “Es abrir una herramienta de movilidad social, de educación financiera en la práctica de formación de clientes y consumidores más instruidos con las herramientas bancarias disponibles para facilitar su desarrollo personal y laboral en el futuro”.

Enfatizó que los jóvenes de México merecen la oportunidad de que los recursos que van a recibir sea por su trabajo o como apoyo a sus estudios puedan manejarlos con seguridad y métodos modernos.

En su intervención, el legislador Benjamín Robles Montoya (PT) expuso que con este dictamen la población beneficiada será aproximadamente de 7 millones, y tiene como objetivo hacer de la inclusión financiera una realidad para ellos al empoderarlos jurídicamente para que puedan tener un manejo libre de cuentas de depósito.

“Esta propuesta generará mejores condiciones para el desarrollo del proyecto de vida de nuestros adolescentes a través de la inclusión financiera; por ello, consideramos que las disposiciones contempladas, protegen la esfera de derecho de los adolescentes frente al sector y garantiza las responsabilidades civiles de sus padres o tutores”, argumentó.

La legisladora Lourdes Celenia Contreras González (MC) manifestó que este dictamen propone establecer la oportunidad de que los jóvenes de 15 a 17 años de edad puedan abrir y fungir como titulares de una cuenta bancaria, sin que sea necesaria la intervención de un padre, madre o tutor.

Señaló que abre un abanico de opciones para que la juventud adquiera habilidades, como la gestión del presupuesto personal. “Esta inversión de corto plazo tiene como efecto positivo mejorar hábitos de ahorro, gastar de forma productiva, segura y responsable, así como adquirir una deuda con fundamento a la racionalidad”.

La diputada Frida Alejandra Esparza Márquez (PRD) expresó que se debe seguir trabajando en la materia para que además de incrementar los niveles de inclusión financiera, se analice y legisle a fin de mejorar su calidad en todas las dimensiones. Por ello, se debe establecer un marco jurídico que proporcione y facilite las herramientas a los jóvenes que trabajan, a fin de que puedan recibir sus salarios y las administren por sí mismos.

Agregó que presentará un punto de acuerdo donde se agende una reunión de trabajo con Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), con el fin de darle salida pronto a este tema.

Durante la discusión, la diputada Alejandra Pani Barragán (Morena) señaló que un reto que tiene México es ser incluyente con sus jóvenes y esta reforma generará el fomentar una cultura de ahorro y de carácter financiero. Precisó que para evitar endeudamientos indebidos no se podrán contratar préstamos con cargo a los fondos depositados en la cuenta de los jóvenes.

La legisladora Lilia Villafuerte Zavala (PRD) expresó que la inclusión financiera para los adolescentes, es una visión que busca mejorar los comportamientos económicos relacionados con la administración del dinero y la planeación de sus ingresos y egresos personales, lo cual los acercará a una cultura de prosperidad, beneficiando la economía tanto familiar como individual e incrementar la riqueza, disfrutarla y compartirla, incentivando con ello el crecimiento económico del país.

El diputado Agustín García Rubio (Morena) dijo que se plantea que los jóvenes de 15 y menores de 18 años puedan abrir una cuenta en instituciones bancarias de manera individual, debido a que existen aproximadamente 2.4 millones de adolescentes entre 16 y 18 años que han entrado al mercado laboral y necesitan una cuenta bancaria de acceso seguro, en la que ellas y ellos sean los administradores.

De la bancada del PAN, el diputado Xavier Azuara Zúñiga comentó que el dictamen tiene el objetivo de que los jóvenes a partir de los 15 años tengan la facultad de celebrar contratos para la apertura de cuentas bancarias sin la intervención de sus representantes legales. Además de que tendrán la libre administración de sus fondos depositados.

Reservas

En la discusión en lo particular, la diputada Claudia Pastor Badilla (PRI) planteó adicionar un transitorio para que el Congreso de la Unión tenga un plazo máximo de 180 días, a partir de la entrada en vigor del decreto, de adecuar de manera integral las distintas normas que involucran a la población entre 15 y 17 años.

“La Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, la Ley para Regular las Sociedades de Información Crediticia, el Código Penal Federal, la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para adolescentes, la Ley de Salud y cualquiera otra que sume al ámbito de protección de tan importante segmento de población. Los derechos van acompañados de protección y de obligaciones”, dijo.

Al respecto, la diputada Maribel Martínez Ruiz (PT) consideró que con las modificaciones propuestas en esta reserva y en el dictamen en su conjunto se avanzará en la certeza jurídica, así como en el logro de beneficios para los adolescentes o en prejuventud como trabajadores, así como en su seguridad jurídica y calidad de vida, al quitar la barrera de la exclusión laboral y financiera, incluyendo una regulación integral en la prevención e investigación del uso de recursos de procedencia ilícita.

De Movimiento Ciudadano, el diputado Higinio del Toro Pérez destacó que esta medida permitirá que menores de entre 15 y 17 años puedan tener su cuenta bancaria propia, beneficiando a 1.4 millones que ya están en edad de trabajar o van a ser beneficiarios de becas o programas gubernamentales. Enfatizó la urgencia de acotar este programa para evitar que pueda derivar en que estos mismos jóvenes se conviertan en carne de cañón al ser usados para lavar recursos de procedencia ilícita.

También se aceptó la reserva presentada por la diputada Cecilia Anunciación Patrón Laviada (PAN) quien propuso incluir un artículo transitorio a la Ley de Instituciones de Crédito, para que las disposiciones de carácter general sobre estas nuevas cuentas para jóvenes incorporen medidas que permitan asegurar el cumplimiento del régimen de prevención de lavado de dinero, establecido en el artículo 115 de esta ley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here