Tortura y fabricación de delitos no debe quedarse impune: ONU-DH

La persecución demostró que el país tiene que cambiar

0
130
Enrique Guerrero y Jan Jarab
Foto: ONU-DH/Juan Luis Montoya Acevez Enrique Guerrero Aviña y Jan Jarab en entrevista con el CINU

 “Hoy la justicia y sus utopías han ganado un poco, solo un poco”, expresó Enrique Guerrero Aviña, el estudiante y defensores de derechos humanos que fue liberado después de más de 5 años de detención arbitraria y múltiples violaciones de derechos humanos.

Enrique Guerrero Aviña fue detenido arbitrariamente en mayo de 2013, torturado e inculpado injustamente por delito de delincuencia organizada y secuestro, y fue encarcelado en un penal de máxima seguridad de Jalisco hasta su liberación el pasado 28 de diciembre de 2018.

“Que nunca más haya presos políticos en este país”

En conferencia en el Centro Prodh en la Ciudad de México, Guerrero expresó las demandas de su colectivo Liquidámbar: la reparación total del daño a todas las victimas de detención arbitraria -proceder a su inmediata libertad- la transformación de raíz del poder judicial y la no repetición de las violaciones: “que nunca más haya presos políticos en este país”, dijo.

El defensor, que recibió el apoyo de la Oficina de la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas para los derechos humanos (ONU-DH), exigió el respeto de las recomendaciones de la ONU. El 15 de junio de 2015 el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU transmitió una comunicación relativa a Enrique Guerrero Aviña al Gobierno de México, que es parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

La represión de defensores, “solo la punta del iceberg”

“El caso de Enrique Guerrero es un ejemplo de que la creación de redes de apoyo solidarias es fundamental para robustecer procesos de exigencia de justicia, dijo el Representante en México de la ONU-DH, Jan Jarab.

El Representante afirmó que la tortura y la fabricación de delitos no debe quedarse impune, y reiteró su preocupación por la problemática figura de prisión preventiva oficiosa.

“Nuestra posición es que ningún delito por si es merecedor de prisión preventiva oficiosa. La prisión preventiva no debe de ser oficiosa y la debe decidir el juez, la jueza, bajo criterios que son complejos e individuales” dijo Jarab en entrevista con el CINU.

“El tema de detención arbitraria, el tema de tortura, de violaciones de derechos procesales, es un tema dónde probablemente la represión directa de activistas indígenas o sindicalistas representa solo la punta del iceberg. Porque la gran parte de ellos se da en el contexto no político, pero en un contexto dónde no hay verdaderamente controles”.

“También se menciona en esta conferencia de prensa que la tortura se utiliza de manera cotidiana sin que sea verdaderamente investigada. Cuando hay pruebas de tortura que no se investiga, los perpetradores se quedan a la impunidad y esto abona a la repetición de estos hechos.

La persecución demostró que el país tiene que cambiar

“Paradójicamente nuestra persecución, y en específico mi encarcelamiento, fue una manera en que el régimen nos dio la razón”, añadió Enrique Guerrero.

 “Fue una manera quizás cruel, pero en la que nos dios la razón y nos dijo: ´Ustedes tienen la razón de seguir luchando, su lucha es justa´. Y nos dio la razón porque nos demostró que el país como es, tal cual es, no puede seguir siendo y que tiene que cambiar.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here