La vejez una oportunidad para resignificar la vida

No es una etapa de pérdidas, señala académica de la UNAM, Graciela Casas | Por Elda Montiel

0
142

La longevidad nos ofrece la oportunidad de resignificar la vejez orientada a generar una nueva identidad colectiva de las personas mayores, es el ejercicio de roles en beneficio propio y de la sociedad con enfoque de género y bajo la perspectiva de los derechos humanos, aseguró la coordinadora del Centro de  Estudios en Gerontología de la UNAM, Graciela Casas.

En su participación en el segundo día del Foro de las Personas Mayores, organizado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF),a iniciativa del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX) y en vinculación con el Comité Ajusco de Derechos Humanos A.C, habló sobre lo que denominó las ganancias del envejecimiento.

No debe verse a la vejez como una etapa de la vida con pérdidas sino que ahora podemos apostar, desde la conciencia individual, al autoreconocimiento que acompaña la madurez de los años vividos, hasta la participación social comprometida con las mejores causas sociales.

Hizo énfasis en que es algo inédito en la historia de la humanidad que existan tantas personas mayores, tan sólo en nuestro país viven más de 13 millones de personas mayores, y se estima que para el 2050 lleguen a ser más de 32.4 millones, lo que representa el 21.5 por ciento de la población total. Situación que nos enfrenta a nuevo retos y cambios de paradigmas.

Señaló que existen “diferentes vejeces”, personas envejecidas con diferentes historias de vida y entornos sociales y económicos, y que 41.1 por ciento de este grupo de población se encuentra en situación de pobreza, de acuerdo con datos el CONEVAL 2017.

Pero también, un gran número de personas mayores, entre los 60 y 75 años de edad, que están deseosos de seguir participando en la sociedad y contribuir desde su experiencia y su tiempo.

Estamos, dijo, ante un bono demográfico ante el cual las instituciones y la sociedad no saben qué hacer, y que a diferencia de los jóvenes, que también representan un bono demográfico, ya están capacitados y tienen resueltos gastos económicos como la vivienda.

En este sentido tenemos que crear un nuevo rol para las personas mayores; es decir, un conjunto de funciones, normas, comportamientos y derechos definidos social y culturalmente que se espera ejerzan como un actor social dentro de estatus social adquirido y atribuido.

La sociedad actual, no ha asignado un rol para las personas mayores, como no sea el cuidado y el rol de abuelos, especialmente para las mujeres.  Además han sido estigmatizados por no cumplir con “valores más importantes” de la modernidad como son la productividad económica asociada a la juventud.

 La ganancia del envejecimiento debe estar orientada a promover un rol que promueva compensar para sí y/o para los demás, gozar, acompañar, participar en el contexto de los diversos grupos de personas mayores.

SEM/em/sj

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here