En México, 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes

8 de cada 10 suicidios ocurridos en 2016 fueron cometidos por un hombre

0
68

En México, en 2016, ocurrieron seis mil 291 muertes por lesiones autoinfligidas intencionalmente (suicidios), lo que representa una tasa de 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes. El valor es menor a 2014 y 2015, años en que la tasa de suicidios fue de 5.2 por cada 100 mil habitantes, señala INEGI a propósito del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora hoy.

En nuestro país el fenómeno del suicidio consumado es más frecuente en la población masculina. Para 2016, de los seis 291 fallecidos por suicidio, cinco 116 eran hombres, lo que se traduce en que, de cada diez suicidios, ocho son cometidos por hombres, mientras que dos de cada diez (mil 173), por mujeres.

En seguida se observa que esta acentuación de los suicidios en los hombres ha sido algo continúo y ha venido cuadruplicando el riesgo en comparación a las mujeres. Para 2016, los hombres presentaron una tasa de 8.6 suicidios por cada 100 mil hombres mientras que en las mujeres fue de 1.9 por cada 100 mil mujeres.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera el suicidio como un problema grave de salud pública y señala que los efectos en las familias, los amigos y la sociedad, son complejos y perduran aún mucho tiempo después de la pérdida. Dentro de las causas que lo provocan se indican diversos factores biológicos, psicológicos, sociales, ambientales y culturales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido al suicidio como el acto deliberado de quitarse la vida; este hecho es considerado grave y perjudicial tanto para el individuo que lo comete, como su contexto, debido a la intención destructiva que hay en él.

El suicidio es considerado un acto prevenible, y en la actualidad la tasa de suicidios es un indicador de evaluación para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El volumen de suicidios varía entre zonas geográficas y entidades federativas, para 2016, las entidades federativas que tuvieron mayores tasas de suicidio fueron Chihuahua y Yucatán con 11.4 y 10.2 suicidios por cada 100 mil habitantes respectivamente; niveles que duplican la tasa nacional, a las entidades mencionadas le siguen Aguascalientes (9.6), Campeche (9.1) y Colima (8.5).

En el otro extremo, con las tasas más bajas se encuentran Guerrero, Veracruz y Oaxaca, con 2.1, 2.5 y 2.9 suicidios por cada 100 mil habitantes, respectivamente.

En relación con la edad, en las y los jóvenes de 20 a 29 años se presentan las tasas más altas de suicidios. Entre las causas que se presentan en este grupo de población se encuentran los problemas familiares, amorosos, depresión y ansiedad, el abuso de alcohol y drogas, entre otras, intensifican la búsqueda del suicidio.

En 2016, la tasa para el grupo de 20 a 24 años fue de 9.5, por cada 100 mil jóvenes; y de 8.2 en jóvenes de 25 a 29 años.

El análisis de las tasas de suicidios por grupo de edad y sexo permiten observar que, en la población masculina, las tasas más altas se presentan entre los grupos de edad de 20 a 44 años, siendo la de los jóvenes de 20 a 24 años la más alta con 16 suicidios por cada 100 mil hombres.

En tanto que, en las mujeres, la tasa más alta se presenta en el grupo de edad de 15 a 19 años con 4 suicidios por cada 100 mil mujeres.

Es de resaltar también que en la población mayor de 65 años la tasa de suicidios por sexo presenta diferencias significativas: en los varones la tasa es de 10.5 suicidios por cada 100 mil hombres, en tanto que para las mujeres de este grupo de edad la tasa es menor a un suicidio (0.7) por cada 100 mil mujeres.

Medio empleado

Diversas estrategias de intervención incluyen en sus medidas de prevención, la vigilancia y restricción a medios que suelen ser utilizables para quitarse la vida, por lo que es necesario tener información que permita identificarles.

Para 2016 el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación se sigue presentando como la principal práctica para el suicidio, con 80.8% del total de suicidios para este año, seguido del disparo con arma (7.7 por ciento).

Por sexo, el principal método utilizado por los hombres es el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación (82.2 %) y 8.8 % utilizó el disparo con arma de fuego, en tanto que en las mujeres, 74.5 % recurrió al ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación y 18.3 % al envenenamiento (por plaguicidas, químicos, drogas, medicamentos y otras sustancias).

SEM/sj/IM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here