Baja California y todo México en crisis ¿quién se equivocó?

0
394

Tijuana-BC | Isaías Plascencia – CdTj


1.- Sin duda las decisiones tomadas por el Gobierno Federal encabezado por Enrique Peña Nieto y el aval o silencio de diputados y senadores de cuaquier partido político en materia económica, fiscal, social, educativa y laboral no han sido del todo acertadas, pues los daños directos y colaterales son evidentes, agudos y permanentes. Si las medidas son o fueron las correctas ¿entonces quién desde el interior de la cúpula gubernamental no está haciendo las cosas bien?, ¿quién tiene compromisos que pone en riesgo a los mexicanos?.

2.- Si desde la Federación y el Poder Legislativo detectaron fallas antes de votar a favor o en contra de algo, pero no lo analizaron, ni compartieron con el pueblo, son ellos los responsables en gran medida de toda desgracia por venir, junto a todos aquellos que de manera indirecta han aprovechado la debacle mexicana o se mantuvieron pasivos, inertes.

3.- Pero más que un duro incremento desmedido a las gasolinas y el diésel, que es la consecuencia de algo más grave, deben buscarse las raíces y ramificaciones de los males que han propiciado todo esto, ¿qué?, ¿quién?, ¿dónde?, ¿desde cuándo?, ¿por qué?. No es sólo algo que pudo haber surgido en 2012, sino más atrás.

4.- El sistema político nacional, el modelo económico y la plataforma educativa, así como la laboral están desgastadas o mal estructuradas, por lo que urge un cambio objetivo, maduro, contundente y definitivo, no sólo por el futuro de lo mexicanos, sino por el presente de los que aquí habitamos y en reconocimiento de aquellos que lucharon por un porvenir en el pasado.

5.- No es la violencia contra nosotros mismos como se deben solucionar las fallas y acciones de los abusadores del poder en contra de la gente, sino con medidas que duelan a los intereses institucionales, sin caer en algo que justifique la intervención de las fuerzas policíacas o militares, dado que es esto lo que busca todo gobernante para respaldar sus medidas radicales y represivas.

6.- A los políticos mexicanos que han sangrado a su pueblo, más les duele el repudio generalizado, el rechazo de los votantes, la crítica colectiva, el escarnio público y los señalamientos desde el plano internacional.

7.- Un gobernante, diputado, senador o funcionario sufre por egocentrismo al no tener seguidores, quién les aplauda y felicite, pue requiere el reconocimiento de alguien para sentir que hacen algo por las comunidades que en muchos casos simulan representar.

8.- El hartazgo se ha acumulado por años y generaciones, por lo que bien esta crisis sociales podría ser la “nueva primavera mexicana”, pero hasta dónde se está dispuesto a lograr el cambio sin caer en una actitud agresiva que en ocasiones parece ser la única vía, pero jamás la solución. Debe haber caminos mejores y tampoco es el diálogo la única opción, algo que al final todo gobierno intentará concertar.

9.- Son los reporteros, periodistas, comunicadores y comunicólogos las personas que en muchos de los casos están en medio de cualquier conflicto o lucha campal, por lo que no pueden versen como enemigos de unos o amigos de otros, son la parte neutral, son los que atestiguarán de una forma u otra lo que ha pasado o sucederá. Sin ellos, la impunidad alimentaría la corrupción desde el gobierno y los crímenes de lesa humanidad.

10.- Los momentos por los que pasa Baja California y todo México, son delicados y cruciales, necesarios dicen unos, innecesarios los otros, pero es la incertidumbre y la especulación lo que ahora vulnera la tranquilidad de la gente trabajadora, de los estudiantes, de la madres, de cualquier persona, pero una vez más, la calma y cordura deben superar al radicalismo, pero a partir de hoy, no debe callarse, ni taparse los males del país, el silencio debe hacerse ruido y no caer en la indiferencia, el conformismo, ni el egoísmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.