La Oficina de Correos y Telégrafos de Tijuana

El autor, José Gabriel Rivera Delgado es historiador, investigador y escritor enfocado a Tijuana, Baja California

0
338

Uno de los edificios más simbólicos del imaginario de los tijuanenses ha sido el inmueble de la oficina de Correos, pues a lo largo de su historia en esta ciudad fronteriza ha cumplido con el papel de ser medio de comunicación de los habitantes fronterizos con sus connacionales en las distintas latitudes de la República Mexicana así como con otros países del mundo. Por la modernización de la comunicación digital el uso del correo ha venido a menos por la comunicación digital entre personas, familiares e instituciones. En este marco, es pertinente hacer una breve semblanza histórica de la antes llamada Oficina de Correos y Telégrafos en la ciudad fronteriza de Tijuana.

Reseña histórica

La oficina de correos fue por más de un siglo un espacio importante dentro de una sociedad, pues el timbre postal era parte fundamental en la vida cotidiana. En Tijuana desde 1884, año en que se estableció la primera oficina local al entrar en vigor el primer Código de Correos de los Estados Unidos Mexicanos. Entonces el correo era el medio para que la ciudadanía tijuanense pudiera enviar una carta, un telegrama o cualquier correspondencia a sus familiares o amistades a cualquier parte de la república.

Así también la oficina de Correos era fundamental en las múltiples transacciones que realizaba la sociedad local, que debía colocar varios timbres postales en las escrituras o títulos de propiedad de predios o casas habitación o de comercios y en algunos documentos de índole oficial pues, de no contar con el respectivo timbre o los sellos respectivos, cualquier documento carecía de validez civil y judicial. El timbre postal era necesario para colocarlo en las tarjetas postales que se vendían por cientos en las tiendas de curiosidades de la Avenida Olvera -hoy Avenida Revolución- que turistas extranjeros enviaban a sus familiares o amistades a diversas entidades de los Estados Unidos y países de Europa.

La sociedad de fines del siglo XIX y principios del siglo XX no podía prescindir de la oficina postal. A inicios del siglo XXI, debido a diversas circunstancias principalmente a la época de la cibercomunicación, el correo ha pasado a un segundo plano en su uso. La oficina de correos de la población de Tijuana fue importante desde su instalación como una de las diez oficinas de cambio ubicadas a lo largo de la franja fronteriza por lo que unió a Baja California con el resto de las demás oficinas de otras poblaciones del norte de México. La primera agencia de Correos en Tijuana se fundó en 1884 en el mismo local de la aduana fronteriza ubicado cerca del lecho del Río Tijuana donde hoy conocemos como callejón Zeta. A raíz de la inundación de 1891 la oficina de Correos, junto con las demás oficinas administrativas, fue trasladada a la meseta que en nuestros días se compone la Zona Centro. Ahí se instaló en un local sobre la avenida Olvera, entre calles Primera y Segunda, a un costado de la oficina de la Tienda The Bazaar Mexicano, del comerciante Alejandro Savín y de la Subprefectura Política. En múltiples tarjetas postales de la época de principios del siglo XX se aprecia el local que se ubicaba la entonces oficina de correos sobre esa importante arteria vial. Para mediados de la segunda década del siglo XX, se ubica la oficina al pie de la Feria Típica Mexicana, localizada en la esquina de calle Segunda y “B”, hoy Constitución. Después se reubicó a una cuadra casi haciendo esquina en la calle «C», hoy Niños Héroes, con calle Segunda, espacio donde permaneció hasta 1957 prestando los servicios de envíos de cartas, telegramas, giros, paquetería y demás tipo de correspondencia.

Las nuevas instalaciones del Correo y Telégrafos fueron inauguradas el día 20 de noviembre de 1957, durante los festejos a la Revolución Mexicana de ese año, por el entonces director general de Correos, licenciado Rafael Murrillo Vidal, en nombre del ingeniero Walther Buchanan, encargado del despacho de la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Le acompañaron el presidente municipal de la ciudad, señor Manuel Quirós Labastida y la señora Carlota Sosa y Silva, esposa del gobernador Braulio Maldonado Sández. Desde entonces, el edificio ha estado ubicado en la calle Once (Plutarco Ellas Calles) y avenida Negrete. Fue construido con recursos de la Secretaría de Comunicaciones, el gobierno del estado y la comunidad tijuanense. El autor del proyecto fue el arquitecto Silvio Margain, el constructor el ingeniero Jorge Pérez Palacios y el supervisor de las obras, el arquitecto Raúl Díaz Ceballos.

El desaparecido periódico local El Heraldo de Baja California, en su edición del día 18 de noviembre de 1957, titulada “Ayer se inauguró el hermoso edificio de Correos. Constituye un orgullo de esta ciudad”, informaba a los lectores de la Tijuana de esa época que las instalaciones del Correo contaba con 2000 cajas de apartados y que el servicio de reembolso y de bultos se encontraba tanto en la parte externa como en el interior del inmueble. Cabe destacar la puntual referencia sobre el vestíbulo, que lo refería como “un ejemplo de belleza y de comodidad para el público”. Sobre la oficia de telégrafos, ubicada a un costado del edificio principal, señalaba el mismo diario que para el envío de telegramas contaba con los equipos de radiotelefonía, teletipo e inalámbrica.

Con los años y debido al propio crecimiento demográfico y urbano de la ciudad de Tijuana, de las oficinas centrales de correo emanaron sucursales en las distintas delegaciones municipales de la ciudad con el fin de brindar un mejor servicio los usuarios de correos de México.

Fuentes de información

• “El servicio de correos”, en Revista Industria. Revista Mensual, sirviendo al fomento económico de la Baja California, Tijuana, año I, número 4, abril de 1951.

• Castillo Martínez, Fernando, “Antecedentes históricos del servicio postal en Tijuana”, en Jesús Ortiz Figueroa y David Piñera Ramírez (coordinadores), Historia de Tijuana. Edición conmemorativa al Centenario de su fundación. 1889-1989, Tijuana, Universidad Autónoma de Baja California, Gobierno del Estado de Baja California, XI Ayuntamiento de Tijuana, 1989, tomo II.

• “Ayer se inauguró el hermoso edificio de Correos. Constituye un orgullo de esta ciudad”, periódico El Heraldo de Baja California, el día 18 de noviembre de 1957.

• Directorio telefónico del estado de Baja California, Compañía Telefónica Fronteriza, enero de 1956.

• Imágenes cortesía de André Williams, Arturo Arrizón, Harry Crosby, Archivo Histórico de Tijuana–IMAC y Sociedad de Historia de Tijuana, A. C.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here