Nueva York | ONU


La lepra es una enfermedad infecciosa pero curable, nos recuerda este domingo 28 de enero la relatora especial* para la eliminación de la discriminación contra las personas afectadas por la enfermedad y sus familiares.

En ocasión del Día Mundial contra la Lepra, Alice Cruz lamenta que los afectados por la enfermedad sigan sufriendo discriminación y falta de acceso a la atención médica.

De acuerdo con las últimas estadísticas, se producen más de 200.000 nuevos casos de lepra al año, la mayoría de ellos en la India, Brasil e Indonesia.

Durante el año 2016 se registraron 214.783 nuevos casos, y más 12.000 de personas sufrieron discapacidades graves a consecuencia de la enfermedad.

Si no se trata, la lepra puede causar lesiones progresivas y permanentes en la piel, los nervios, las extremidades y los ojos.

Cruz destacó que los afectados no deberían sufrir ninguna minusvalía ya que “la enfermedad se puede curar fácilmente con una combinación de medicamentos si se detecta y trata con suficiente antelación. Sin tratamiento, puede causar reacciones inmunológicas graves que pueden provocar discapacidad dolor crónico”.

La relatora indicó que en los países donde la lepra es endémica, se asocia con desigualdades sociales y afecta principalmente a las comunidades más pobres.

Añadió que los Estados deben cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos derogando las leyes discriminatorias sobre segregación, inmigración, matrimonio, voto, transporte público, empleo y vivienda que existen en las legislaciones de algunos países.

Para saber más sobre la lepra, haz click aquí

Ver tambiénEstrategia mundial para la lepra 2016-2020

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here