“Que nadie nos venza, mucho menos el miedo”, clama Marichuy

Durante su gira por Veracruz, advierte que cada seis años es el mismo engaño

0
252
Marichuy
La vocera del Concejo Indígena de Gobierno promueve firmas para su candidatura presidencial

Jalcomulco-Veracruz | Sonia García-SemMéxico


“Qué tenemos qué hacer para detener la destrucción de nuestros territorios, porque no va a venir alguien a decírnoslo. Tenemos que ponernos de acuerdo en cada lugar. Así como nadie de arriba nos va a dar solución a nuestros problemas. Lo hemos dicho ya, quede quien quede es lo mismo, es el mismo engaño, se acuerdan de los pueblos cada seis años y vienen y traen una despensa, un paraguas, una mochila, pero no sé si eso dura seis años, por qué ya no se vuelven a acordar”.

Y seguimos igual, manifestó ayer la vocera del Concejo Indígena de Gobierno, María de Jesús Patricio, en Jalcomulco, Veracruz, un pintoresco poblado enclavado en el bosque de niebla más importante de México, que vive de la agricultura, la caña de azúcar y el turismo de aventura, y donde los habitantes de la cuenca del río de Los Pescados mantienen una resistencia al megaproyecto de hidroeléctrica que “el mal gobierno quiere imponer, secuestrando el agua y despojando de la vida y el territorio a una gran región”.

Marichuy, como ya es conocida a nivel nacional, encabezó este martes, 14 de noviembre, en Jalcomulco, Veracruz, un encuentro que giró alrededor de los grupos de debate sobre tierra y territorio, autonomía, mujeres, jóvenes y niños, personas con discapacidad, migrantes, diversidad sexual, justicia y trabajo y explotación.

El objetivo, de acuerdo a los organizadores de la gira, es construir “nuestra propia agenda, nuestro propio programa de izquierda y anticapitalista, aprovechando el momento en que la historia nos pone para ser, juntos, parte de la gran estructura nacional que derribe los muros que nos oprimen, dividen y debiliten”, expresa el comunicado que se distribuye entre las decenas de asistentes.

Marichuy recorre todo el país para recabar firmas mediante una aplicación electrónica para contender como candidata independiente. En su recorrido se encuentra con situaciones inverosímiles, como que no hay ni luz eléctrica y por tanto Internet.

En Jalcomulco las verdes montañas que rodean el pueblo impide que no todas las compañías telefónicas tengan cobertura. Suerte que las empresas dedicadas al turismo de aventura requieren de internet y nos lo facilitan para poder comunicarnos con ese exterior tan codiciado a través de las redes sociales.

Durante el encuentro se escuchan consignas de “Vivos los queremos”, refiriéndose a los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, “No se mata la verdad matando periodistas”, dedicadas a los comunicadores asesinados en Veracruz y en otras partes del país.

Marichuy, candidata independiente al gobierno de la República Mexicana, hizo un llamado a los pueblos, a los colectivos, organizaciones e individuos a organizarse en defensa de la vida, el territorio, la dignidad y las formas de vida ancestrales.

Patricia Moreno, de Jalisco y Reina Cruz, de Oaxaca, otras concejales que intervinieron en el acto celebrado este martes como parte de la gira por el Estado de Veracruz, también expresaron que los pueblos indígenas tienen quinientos años resistiendo al exterminio y la explotación.

La entrada de Jalcomulco está custodiada por un comité que evite que entren nuevamente las máquinas que quieren apoderarse de los espacios que les corresponden a los habitantes.

“No somos de ningún partido político. No tenemos líderes, somos voceros. No hay nadie a quien comprar”, señalan los anfitriones, tras expresar que cuando las luchas son largas comienzas a perder el dinamismo, pero te reencuentras con los estudiantes, con los trabajadores, con los campesinos del Consejo Indígena de Gobierno y vuelves a recuperar la esperanza.

Ayer fue una jornada para conocerse, un trabajo que se lleva a cabo desde abajo y donde participaron personas de todas las edades, niños conscientes de la problemática educativa y padres que buscan alternativas.

“No tenemos por qué rendirnos”, explicó Marichuy, el Consejo Indígena es la casa de todos los pueblos y la lucha va más allá del 2018. En ese andar estamos aprendiendo a respetar, a reconocer todas nuestras voces y a saber que en este mundo caben muchos otros mundos.

Según se explicó, la lucha es de abajo, a la izquierda, anticapitalista.

El Concejo Indígena de Gobierno lo integran 43 pueblos indígenas y más de quinientas comunidades que vienen a servir y no servirse, a construir y no destruir, a establecer caminos a través del diálogo, a obedecer y no mandar, a proponer y no imponer, a representar y no suplantar. Hombres y mujeres hablan en sus propias lenguas y su trabajo, reiteran, es dar la voz a quienes no la tienen y a que nos escuchen.

Marichuy tiene un discurso que no es usual, que no ofrece grandes titulares, pero que habla desde el corazón y explica a su manera, la única opción que hay para la vida.

“Qué tenemos qué hacer para detener la destrucción de nuestros territorios, porque no va a venir alguien a decírnoslo. Tenemos que ponernos de acuerdo en cada lugar. Así como nadie de arriba nos va a dar solución a nuestros problemas. Lo hemos dicho ya, quede quien quede es lo mismo, es el mismo engaño, se acuerdan de los pueblos cada seis años y vienen y traen una despensa, un paraguas, una mochila, pero no sé si eso dura seis años, por qué ya no se vuelven a acordar. Y seguimos igual y vamos y si hay conflictos agrarios que nunca se ha resuelto el problema de la tierra. Y al contrario, las leyes las están modificando y están modificando todo de tal forma que ellos se van a aprovechar de nosotros. El día que desaparezcan esas comunidades también desaparecemos nosotros.

Entonces qué queremos, que nosotros tenemos que organizar, para eso es nuestro caminar de venir y traerles lo que estamos pensando, lo que los pueblos indígenas, organizados con nuestros hermanos del Ejército Zapatista.

Allí están ellos con una organización tan fuerte, que nos enseñan que solamente organizados vamos a defender nuestros barrios, nuestras colonias, donde estemos. Somos nada más nosotros. Aunque le busquemos no vamos a encontrar. Por eso nuestra propuesta es esa, para que se vea que ahí están los problemas, que no se está resolviendo nada.

Ahí están las compañeras madres de familia de los desaparecidos, sabemos quién está desapareciendo gente. Entonces tenemos que darnos la mano, organizarnos y poner un alto ya, antes de que sea demasiado tarde. Todavía hay manera de que podamos organizarnos, ponernos de acuerdo y salir adelante.

Por eso nuestra lucha no es de aquí al 2018. Váyanse con calma pero no se paren. Hay que caminar, hay que organizarse porque la lucha empieza después del 2018 y se va a venir más dura la represión, y el despojo de nuestros territorios y se va a venir más dura toda esa destrucción y muerte que ya está empezada para nuestras tierras, para nuestros bosques, nuestras aguas. Todo se lo van a llevar.

Nuestra lucha va más allá, más allá de México, porque este sistema capitalista que ha traído muerte y destrucción está destruyendo todo el planeta. Cuando nosotros estamos pensando aquí, ellos están pensando más allá, por eso a ellos no les duele. Ellos tienen clara su meta.

Entonces es mucho trabajo que hay que hacer. No solamente los pueblos indígenas, juntos tenemos que hacer algo fuerte y desde abajo, de tal manera que construyamos algo nuevo pensado desde abajo, porque hemos visto que lo que está ahorita estructurado no responde.

Invitó a los jóvenes y niños para que se les transmita y sepan valorar toda la riqueza que tienen sus barrios y colonias, porque son ellos quienes van a continuar. A nosotros nos toca una parte, pero ellos la van a continuar.

Entonces no hay que desanimar, lo que ahora es poco después será mucho más, si no dejamos de pensar lo que queremos, que es la vida de nuestras comunidades. Entonces tenemos mucho que hacer, nosotros estamos recorriendo los pueblos indígenas de México.

Invitarlos pues a seguir participando, organizándose para lo que viene. Que nadie nos venza, mucho menos el miedo, que no nos paralice el miedo, que nos echemos la mano entre todos para poder lograr lo que nos proponemos, desde los lugares en los que estamos. Esa es nuestra propuesta, esa es nuestra participación en este proceso del 2018, es un mero pretexto de utilizar esas herramientas para nosotros hablar y escucharnos, ponernos de acuerdo y juntos, caminar hacia adelante”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here