Oaxaca | Soledad Jarquín Edgar-Cimac


En México la educación no es una garantía para todas las personas y lo es menos aún para las personas gay, lesbianas, bisexuales, trans e intersex (LGBTI), en tanto que en 70 países se considera la homosexualidad como un delito y hace poco menos de 30 años la OMS dejó de considerarla dentro del catálogo de enfermedades, lo que denota una violación a los derechos humanos, dijo Bárbara García Chávez, regidora de Igualdad de Género y de Derechos Humanos.

Durante la presentación del Diagnóstico sobre atención a personas LGBTI en el Estado de Oaxaca realizada por la Fundación Arcoiris, la concejala de Oaxaca de Juárez afirmó que en el país existen avances importantes legislativos y políticas públicas que reconocen la igualdad y el respeto a los derechos humanos, sin embargo aún no es una igualdad sustantiva.

Recordó que la discriminación empieza por el silencio, la homofobia y el no hablar de sexualidad, incluso en la escuela, el profesorado no tiene claridad sobre los distintas identidades sexuales en un 31 por ciento y para el 60 por ciento de las y los estudiantes.

García Chávez apuntó que en la escuela permanecen y se siguen reproduciendo prácticas discriminatorias que bien podrían considerarse como resultado de los estereotipos creados en el discurso hegemónico heterosexuales de una sociedad patriarcal como la nuestra donde la comunidad LGBTI es víctima de tratos desiguales en los ámbitos público y privado.

La regidora sostuvo que un gobierno democrático con buenas prácticas tendrá que implementar políticas públicas con líneas estratégicas educativas para el reconocimiento de los derechos del colectivo de la diversidad sexual que proteja sus derechos humanos.

Por su parte, Armando Mayen Ramírez, coordinador de Proyectos de la Fundación Arcoiris por el Respeto a la Diversidad Sexual, señaló que el diagnóstico permitirá identificar los principales desafíos en materia de atención a personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersex del estado, sobre todo en materia de educación, trabajo, seguridad social, salud, seguridad y justicia, víctimas del delito o violaciones de derechos humanos y derechos de las víctimas.

El informe se suma al de otras entidades del país y permite conocer distintas formas de discriminación y negación de acceso pleno a derechos fundamentales, debido a una serie de estereotipos y prejuicios frente a la diversidad de expresiones de la sexualidad y el género.

El proyecto se realizó con el apoyo del Instituto Nacional de Desarrollo Social (INDESOL), a través del programa de coinversión social.

Grave discriminación en sistema de salud

Azul Month Gómez Montealegre directora del Centro de Atención a la Diversidad Oaxaca, dijo que muchos miembros de la comunidad sufren malos tratos, desprecio o reciben malos servicios, en tanto otros ocultan su identidad sexual de manera parcial o total, en tanto que su problemática ni siquiera se visibiliza en los debates públicos.

Ella, quien se refirió al eje de salud, dijo que no existen protocolos de atención para garantizar el acceso a los servicios de salud y a la calidad de la atención médica sin discriminación; la prestación de servicios médicos para las necesidades específicas de las personas trans, como la reasignación para la concordancia sexogenérica, tratamiento hormonal, tratamiento a quienes viven con VIH y la incorporación de parejas del mismo sexo a los servicios de salud.

Todo ello suma, como se puede probar, actos discriminatorios por parte del personal médico que argumenta razones supuestamente morales o mediáticas y un grave trato homofóbico dentro de los servicios de salud.

Deja un comentario