Nueva York | ONU |


La Misión de la ONU en el país condena enérgicamente el ataque terrorista perpetrado en Afganistán en un momento en el que la nación está mirando hacia una más que necesitada paz.

El hecho ocurrió el viernes 23 de marzo durante un evento deportivo, causando la muerte de quince civiles e hiriendo a más de cuarenta personas.

La detonación de un vehículo cargado de explosivos en un aparcamiento de  la localidad de Laskhargah, cuando los que asistían al evento abandonaban el lugar, solo puede calificarse de “moralmente reprobable”, dijo el representante para Afganistán Tadamichi Yamamoto, que pidió el cese inmediato de tales actos.

“En un momento en el que los afganos están mirando hacia una más que necesitada paz, no debemos permitir que tales ataques impidan nuestra determinación colectiva de avanzar hacia el final del conflicto”, aseguró el funcionario de la ONU.

Yamamoto afirmó que la Misión de las Naciones Unidas en Afganistán está junto con los afganos de una forma solidaria y se mantiene comprometida con el proceso de paz que acabará con la guerra en Afganistán y permitirá a este país destinar más recursos  a proteger a los civiles de estas atrocidades.

La Misión considera que estos atentados pueden ser considerados como crímenes de guerra y que sus autores deben ser llevados ante la justicia.

En nombre de la ONU, Yamamoto extendió sus condolencias a los allegados de las víctimas mortales y deseó la pronta recuperación de los heridos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here