Ciudad de México | Alicia Mendoza-SemMéxico


María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y aspirante indígena a candidata independiente a la Presidencia de la República, inició su recorrido en Ciudad Universitaria de la UNAM a un costado de la caseta telefónica donde fue asesinada Lesvy Berlín Rivera Osorio, para remarcar la necesidad de reestructurar “un México nuevo donde no haya más muertas, más desaparecidas”.

Desde ese punto, la portadora de la palabra de los pueblos caminó junto con Araceli Osorio Martínez, sindicalista de la UNAM y madre de Lesvy Berlín; integrantes del CIG, miles de mujeres, feministas, colectivas, colectivos, estudiantes, hombres y mujeres de organizaciones sociales, de la Red de Mujeres de Apoyo al CIG y de la Red Universitaria de Apoyo al CIG.

En la tarde de este martes, avanzaron por el circuito principal de Ciudad Universitaria hasta la Biblioteca Central de la UNAM, donde Marichuy encabezó un mitin en el que volvió a recordar que su lucha no es por los votos ni por una silla presidencial, sino por la vida.

Durante su primer acto público en la Ciudad de México como aspirante a la candidatura, Marichuy afirmó “en este caminar es un muy importante la participación de todas las mujeres, tenemos que unirnos, tenemos que pensar juntas para ir reestructurando un México nuevo donde ya no haya más muertas, más desaparecidas”.

“Tenemos dolor y rabia por la impunidad ante miles de feminicidios, por la violencia sistemática que día con día vivimos las mujeres del campo y las ciudades y que nos hacen decir ‘¡ya basta!, llegó la hora de las mujeres’, y no tengan duda, nosotras también vamos por todo”.

Araceli Osorio pidió a las autoridades de la UNAM construir un sitio de memoria, en la caseta telefónica donde el pasado 3 de mayo fue asesinada su hija, “que les diga a todas esas autoridades: ¡ya basta!, que no vamos a permitir que nos arrebaten la vida de una más ni de uno más”, “no nos merecemos este gobierno”.

También conminó a las y los presentes a trabajar para tener un mundo donde “podamos vivir sin miedo”, para garantizar la seguridad “entre nosotros y ejercer nuestro derecho a la justicia, a la verdad, a la libertad, a la memoria colectiva” y cambiar este país “porque así no nos gusta”, sentenció.

En su mensaje María de Jesús Patricio llamó a la organización para reconstruir al país desde abajo y a la izquierda, nuestra propuesta, dijo, “es muy sencilla: estremezcamos juntos a esta nación, rompamos con las inercias viciadas que nos mantienen divididos, descolonicemos el pensamiento capitalista individualista y patriarcal para que podamos germinar y florecer los pueblos del campo y la ciudad y, con ello, florezcan también las ciencias y las artes al servicios de todas y todos en lugar de servir a las trasnacionales”.

Ahí, en la máxima casa de estudios se pronunció por el derecho a la educación pública y gratuita que “sea crítica, científica y acorde a la realidad de esta nación multicultural en la que las culturas originarias siempre han sido negadas. Lo anterior para que deje de ser el adiestramiento para instruir operadores del despojo, de la producción desmedida, de los justificadores del desastre social, político y ambiental a que nos ha sometido este sistema capitalista”.

Recordó las históricas movilizaciones estudiantiles de 1968, 1986 y 1999, y exigió “castigo a los culpables de la muerte del compañero Carlos Sinuhé Cuevas Mejía”, estudiante de la UNAM, quien fue asesinado en el año 2011, y también para Luis Roberto Malagón de Gaona, estudiante de la Facultad de Derecho, asesinado en el año 2017.

Al nombrar la solidaridad de las y los habitantes de la CDMX debido a los sismos del pasado septiembre, sentenció que sólo con “el trabajo de organización que todas y todos ustedes realicen para enterrar este mal sistema que se nombra capitalista resulta fundamental, y el esfuerzo que hagamos los pueblos originarios para resistir y rebelarnos en contra de esta realidad de despojo y explotación se queda corto, se queda trunco, si los trabajadores y las trabajadoras, si las amas de casa y quienes comercian de modo precarizado en las calles, si las y los jóvenes de esta enorme ciudad, de las ciudades, no hacen la parte que les toca”.

Finalmente, dijo que “se trata de que las y los de debajo de esta Ciudad, junto con los pueblos indígenas originarios y residentes que la habitan y que están arrinconados, perdiendo gradual pero aceleradamente sus antiguos territorios, o viviendo y trabajando en condiciones infrahumanas, organicen la alegre rebeldía y resistencia anticapitalista, buscando golpear al monstruo en su corazón a la par que se construye una nueva ciudad realmente justa, libre y democrática.

En la jornada intervinieron también Lucila Bettina Cruz Velázquez, integrante del CIG del Istmo de Tehuantepec, y otras concejalas para exigir un alto al feminicidio y libertad de las presas y los presos políticos en el país.

Además de Martín Esparza Flores, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quien informó del acuerdo de la agrupación para apoyar la campaña para lograr el registro de María de Jesús Patricio como candidata presidencial.

En el acto coordinador por las redes de apoyo al CIG en la Zona Metropolitana del Valle de México, como la Red Universitaria de Apoyo al CIG, las y los estudiantes que integran esta última también hicieron un llamado a la comunidad universitaria y las y los habitantes de la capital a organizarse alrededor de la propuesta del CIG, “para nosotras es un gran honor que una mujer indígena representa la voz de los pueblos originarios y de las mujeres”.

Además, durante todo el día en las islas, hubo recolección de firmas de apoyo a María de Jesús Patricio para juntar las 866 mil necesarias para lograr su registro como candidata independiente. Asimismo, participaron la colectiva Batallones femeninos, Emmanuel del Real, Rubén Albarrán, León Chávez, Teixeiro, Botellita de Jerez, entre otras agrupaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here