Nueva York | ONU


La FAO invitó a los responsables de las políticas nacionales alimentarias a promover el consumo del nopal, un cactus de alto valor nutritivo tanto para las personas como para el ganado.

El nopal tiene una larga tradición en México, donde su consumo anual per cápita anual asciende a 6,4 kilogramos.

Según la FAO, el nopal, higuera de pala, tuna o chumbera, entre algunos de sus nombres, debe ser considerado como un activo valioso, sobre todo como alimento y pienso para el ganado en áreas de tierras secas.

En un intento por ayudar a los agricultores y autoridades alimentarias, la FAO ha convocado a expertos en esta resistente planta de la familia de las cactáceas a reunir sus conocimientos con la intención de hacer un uso más estratégico y eficiente de un recurso natural que con frecuencia está infravalorado.

“El cambio climático y la creciente amenaza de las sequías son razones importantes para promover el humilde cactus al estatus de cultivo esencial en muchas áreas”, aseguró Hans Dreyer, director de la División de Producción y Protección Vegetal de la FAO.

La capacidad del nopal para sobrevivir en climas áridos y secos lo convierte en un elemento clave en la seguridad alimentaria. Además de proporcionar alimentos, el cactus almacena agua en sus palas, convirtiéndose así en un “pozo” botánico capaz de suministrar hasta 180 toneladas de agua por hectárea, suficiente para mantener cinco vacas adultas.

Si bien la mayoría de los cactus no son comestibles, las especies del género Opuntia tienen mucho que aportar, en especial si se gestionan como cultivo en lugar de planta que crece silvestre. Hoy tiene importancia agrícola la subespecie Opuntia ficus, que se ha introducido en 26 países más allá de su área de distribución natural. Su gran resistencia la convierte en un alimento útil de último recurso y parte integral de los sistemas agrícolas y ganaderos sostenibles.

Para difundir los conocimientos sobre el manejo eficaz del nopal, la FAO y el Centro Internacional de Investigación Agrícola en las Zonas Secas (ICARDA) han presentado Ecología, cultivo y usos del nopal, un libro con información actualizada sobre los recursos genéticos de la planta, rasgos fisiológicos, preferencias de suelo y su vulnerabilidad a las plagas. Esta nueva publicación ofrece también consejos sobre cómo explotar las virtudes culinarias del nopal, como ocurre desde hace siglos en su México natal y se ha convertido en una arraigada tradición gourmet en Sicilia.

Deja un comentario