Enojan las casillas especiales a la ciudadanía

La fila de personas, a pesar de que a las 9 de la mañana ya no había boletas en esta casilla especial, dio la vuelta a la cuadra,

0
81

Ciudad de México | Sonia del Valle y Sara Lovera – SemMéxico | Las casillas especiales marcaron el ánimo de la elección este domingo.

Cinthia, quien vive en la Ciudad de México, pero es de Nayarit, está furiosa; “no perdón, emputada”, señala.

“Ese Lorenzo Córdova es un pendejo. Pusieron 750 boletas en las casillas especiales, no puede ser posible”, reclama junto con miles de personas que siguen formadas a medio día con la esperanza de que un representante del Instituto Nacional Electoral (INE) venga a resolverles y traiga más boletas.

Efectivamente, la casilla ubicada en avenida Coyoacán entre San Lorenzo y Feliz Cuevas es una de las 21 casillas especiales que se instalaron en la Ciudad de México y Cinthia exige poder ejercer su voto.

“Aquí nos vamos a quedar hasta que nos resuelvan y venga un representante del INE para que traigan más boletas. Somos foráneas y queremos votar”, señaló.

Para Cinthia el problema de la falta de boletas en las casillas electorales tiene un responsable: Lorenzo Córdova, presidente del INE.

“No me cabe en la cabeza que haya solo 750 boletas cuando es una ciudad donde viene mucha gente de fuera. No sabe hacer ni sus cálculos. Aquí nos vamos a quedar, hay que hacer un paro y decirles qué les pasa porque somos muchas personas que queremos votar”, expresa.

Alicia, quien se acerca para denunciar lo mismo que Cinthia, asegura que llegó a la casilla especial a las 7 de la mañana y repartieron fichas.

“Repartieron fichas para las primeras personas que llegaron, y ya no alcancé”, explica.

La fila de personas, a pesar de que a las 9 de la mañana ya no había boletas en esta casilla especial, dio la vuelta a la cuadra, cientos de personas permanecieron en la casilla, formadas, a pesar de que, de acuerdo con los funcionarios de la casilla, no les traerían más boletas.

“Yo no tengo nada que hacer más que ejercer mi voto y aquí nos vamos a quedar. Los representantes de la casilla dicen que no hay boletas, y a ellos no les podemos decir más, pero sí exigimos que vengan los representantes del INE para que traigan más boletas”, expresó Cinthia.

A las 2 de la tarde todas las casillas de la ciudad de México están desbordadas y saturadas, sin boletas, de acuerdo con la observadora electoral Georgina Cárdenas.

En el otro extremo y con otro ánimo, está el sector comercio ambulante y establecido de la Ciudad de México, donde la mayoría de los comerciantes, estaban más preocupados por instalar sus puestos que por ir a votar.

¿Ya voto?, les preguntamos e invariablemente respondían que no.

“No. Lo haremos ahora que terminemos”, decían.

La mayoría cierra sus negocios o levanta el puesto a las 17 horas, y si alcanzan a llegar al Estado de México, principalmente a Nezahuacóyotl, pues irían a votar.

Otros como Gloria, aseguró que no iría a votar, porque primero está el trabajo.

Llama mucho la atención que la mayoría de los comerciantes de las calles de Moneda, Corregidora, Guatemala, en el Centro de la Ciudad de México, no estuvieran ni remotamente interesados en participar en la que se ha llamado “la elección más importante de México y la más grande de la historia”.

En tanto, en el centro de Coyoacán, el ánimo es casi festivo a las 15 horas, pues la mayoría ya votó y está disfrutando de un paseo dominical.

Solo hay una constante, al azar, la mayoría de las personas, jóvenes y adultas, señalan que ya votaron “pero no votaron por Andrés Manuel López Obrador”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here