Nueva York| Beatriz Barral-ONU


Miles de personas migran a Estados Unidos atraídos por la tierra de las oportunidades. Los estadounidenses confían en que pueden llegar a ser lo que quieran independientemente de la clase social en la que uno nazca. Sin embargo, “Estados Unidos ahora tiene la menor tasa de movilidad social de cualquier país rico“, advierte un experto en Derechos Humanos de la ONU tras visitar el país.

Philip Alston, relator especial sobre pobreza extrema y derechos humanos, asegura que “el sueño americano se está convirtiendo rápidamente en un espejismo americano“.

“Si queremos hablar del sueño americano, un niño que nace pobre no tiene casi ninguna posibilidad de salir de la pobreza en los Estados Unidos de hoy”.

El comunicado del relator cita las estadísticas oficiales del Censo de Estados Unidos que muestran que más de 40 millones de personas (más de 1 de cada 8 estadounidenses) viven en la pobreza. De ellos, 18,5 millones viven en pobreza extrema, con unos ingresos anuales menores de la mitad del umbral de pobreza

El relator teme que la reforma fiscal que se está tramitando en el Congreso de Estados Unidos y los recortes sociales tendrán consecuencias devastadoras para el 20 por ciento más pobre de la población.

“La red de protección social que existe ahora está plagada de agujeros. Es una aproximación a asegurar la protección social muy parcial, mal financiada y lejos de ser integral. Pero si los cortes que se anticipan se hacen básicamente la estarán dinamitando

Que en Estados Unidos siga habiendo pobreza extrema es, para Alston “una elección política”.

“En un país como EEUU, el que haya personas sin hogar se podría eliminar muy rápidamente. No se hace porque no queremos poner el dinero para ello. Queremos ver a esa gente como perdedores, como inferiores. NO queremos reconocer que en todas nuestras familias hay gente con muchos desafíos y que no podrían salir adelante por sí mismos”.

Su informe final se publicará en mayo y se presentará ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Los Grupos de Trabajo y Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos de investigación y monitoreo del Consejo de Derechos Humanos para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su labor. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here