Nueva York | ONU


Unos 150.000 niños Rohingya en Bangladesh están siendo vacunados contra el sarampión, la rubeola y la poliomielitis, como parte de una campaña apoyada por UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La iniciativa, que se implementa por una semana en 68 asentamientos de refugiados, está dirigida por el Ministerio de Salud del país y las agencias humanitarias de la ONU están proporcionando las dosis de vacunas, jeringas y cápsulas de vitamina A.

Más de 410.000 refugiados Rohingya han llegado a Bangladesh desde el 25 de agosto y  a diario miles más continúan cruzando la frontera desde el Estado de Rakhine, Myanmar. Los niños representan el 60% de estas personas.

“Estamos felices de haber podido iniciar la campaña de inmunización tan rápidamente para proteger a la población de un posible brote de sarampión”, aseguró  en un comunicado, Navaratnasamy Paranietharan, representante de la OMS en Bangladesh.

Según UNICEF, el sarampión es una enfermedad muy peligrosa durante situaciones de emergencia ya que generalmente los niños se encuentran débiles y desnutridos.

“Con miles de niños cruzando la frontera todos los días, la vacunación es crucial para prevenir la propagación de enfermedades potencialmente mortales”, declaró Edouard Beigbeder, representante de UNICEF en Bangladesh.

Deja un comentario